MiMoriarty

Trucos de diseño para diseñar como locos

Un espacio de posibilidades: CIELAB

En una de mis primeras publicaciones ya os hablaba de los modos de color principales y sus características, ver aquí. En dicha publicación me centraba en los dos principales espacios de color con los que habitualmente trabajan los diseñadores, RGB y CMYK, que no son ni los únicos disponibles ni los más adecuados para todas las tareas.

Uno de los grandes problemas con los que se puede encontrar un diseñador a la hora de trabajar con documentos de imagen es la pérdida de información al cambiar de espacio de color. Salvo raras excepciones todos los cambios de color que llevemos a cabo son totalmente irreversibles, es decir, la información del documento de imagen se verá alterada en detrimento de la información original. Sólo en las ocasiones en las que pasemos de una profundidad de bits menor a una mayor, por ejemplo, al pasar de escala de grises a RGB, la información de color del documento aumentará en comparación con el estado original y por tanto la información de color no se verá dañada.

Otro caso evidente de la pérdida de información de color es el cambio de modo RGB a CMYK. Como os comentaba en la publicación antes mencionada, en todos aquellos trabajos que vayan a ser impresos es imprescindible convertir las imágenes a CMYK antes de producir el PDF de forma que podamos prepararlas adecuadamente. En la Teoría del color se describe el cómo y el porqué de los modelos de color RGB y CMYK. Un ejemplo práctico de dicha descripción es convertir una imagen de un modo a otro. Tan pronto convirtamos un documento de imagen a CMYK podremos observar una inmediata pérdida de saturación debida a la incapacidad del espacio CMYK de alcanzar los tonos más intensos de RGB. Esta pérdida de información de color no es debida a un cambio en la profundidad de bits, sino a como ha sido diseñado la composición de la gama de colores en el espacio de color propiamente dicho.

Una costumbre generaliza entre fotógrafos y muchos diseñadores es la de usar el espacio de color CIELAB, usualmente llamado Lab, como espacio de trabajo intermedio para los procesos retoque de imágenes, no confundir con Hunter Lab, del que se diferencia en que Hunter Lab emplea raíces cuadradas para calcular el resultado mientas que CIELAB usa raíces cúbicas. El espacio de color CIELAB (también conocido como L*a*B*), se diseño con la intención de reproducir con la mayor precisión posible la gama de colores que el ojo humano es capaz de percibir, basándose en la presunción de que los receptores del ojo humano perciben el color a razón de los siguientes pares opuestos:

  • Luz-oscuridad
  • magenta-verde
  • amarillo-azul

Por este motivo, a diferencia de los espacios RGB y CMYK compuestos por canales de color que de suman o restan respectivamente para cubrir la mayor gama cromática posible, CIELAB se compone del canal L para la luminosidad de color, el canal a que determina la posición entre magenta y verde, y, el canal b que hace lo mismo entre amarillo y azul. Esta arquitectura de canales pese a ser menos intuitiva a primera vista, facilita sobremanera las tareas de retoque de imágenes.

En comparación con los modos de color RGB y CMYK, CIELAB puede alcanzar menos valores numéricos por pixel, sin embargo, puede describir muchos más colores que ambos espacios, incluidos colores que no existen en el mundo real. Respecto de la perdida de información es casi inapreciable cuando se convierte una imagen al espacio de color CIELAB . La imagen inferior muestra un sencillo degradado en RGB, CIELAB y CMYK, respectivamente.

Pur supuesto, como ya hemos dejado claro en otras publicaciones, quienes deben trabajar en producción impresa generalmente eligen convertir las imágenes al modo de color de destino de manera que al realizar el retoque se trabaje con la imagen tal y como se va a imprimir. De todas maneras no viene mal conocer y experimentar las posibilidades que brinda este magnífico espacio de color, que no son pocas, por si en alguna ocasión nos vemos en la necesidad de trabajar con el.

A&8s

Enlaces: wikipedia, MiMoriarty

4 comments on “Un espacio de posibilidades: CIELAB

  1. celeste diaz
    December 9, 2010

    pero, es recomendable convertir una imagen a cielab para imprimir? ( capaz es una bestialidad lo que pregunto… pero.. bueno. pregunto porque no sé🙂 jeje)

    gracias por la info!

    • mimoriarty
      December 9, 2010

      Lo mejor para imprimir es el espacio CMYK que es en el que trabajan las impresoras, a color, claro. Aunque CIELAB pueda alcanzar un mayor rango de colores el resultado final siempre está determinado por el dispositivo de salida. La conversión de CIELAB a CMYK implica una pérdida de información, si permites que sea el RIP de la impresora quién realice la conversión no tendrás ningún control sobre el resultado. Por eso, es mejor que conviertas antes de imprimir para que puedas corregir, en la medida que sea posible, las pérdidas que se hayan producido.

  2. Pingback: Gana contraste con CIELAB « MiMoriarty's Blog

  3. Pingback: Qué es un perfil ICC « MiMoriarty's Blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on June 7, 2010 by in Consejos and tagged , , , .

Top Rated

June 2010
M T W T F S S
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
%d bloggers like this: